Mis pantalones gamberros

Después de este annus horribilis, este diciembre estoy volviendo a entrar en pantalones muy pequeñitos. De los que tienen lycra y cuando los ves en la tienda, mides la cintura, y compruebas que mide poco más de un palmo te haces un meme de esos contra la anorexia para rularlo por twitter y lo triunfas. Pero no, es la lycra. Pero íbamos a hablar de que vuelvo a tener el culete pequeño.

Por eso de mi tamaño menguante estoy renovando vaqueros. Porque algunos se me caen y me quedan ridículos de grandes y otros van por el mismo camino como pierda medio kilo más. Así que entré en el Lefties, porque he visto por Instagram que tienen diseños chulos. Como digo, entré en la tienda y me puse a mirar los vaqueros. En seguida dos modelos de ripped jeans me llamaron, unos en gris y unos en negro.

Los negros me han enamorado, oye. Con esos rotos grandes en la rodilla (con los 20 grados de máxima que estamos teniendo en pleno diciembre me han parecido una excelente opción), con esos botones de la entrepierna a la vista... Con ese bajo a tijeretazos... Son chulos. Son bonitos. Son muy yo, muy pijos y muy gamberros. Amo mis pantalones gamberros.

Hoy los he estrenado. Con la chupa de cuero. Diría que es una biker, pero es una chupa. Negra, de cuero de verdad, de esas que ya están vividas y no son rígidas y... Es estupenda.

Foto enviada a las ocho y veinte a mis amigas por guasap.


Al llegar al paso de peatones que está a 30 metros de la puerta de mi casa el conductor, al que mando al peo cada mañana cuando pasa de mi cara, pega frenazo y me deja pasar. Chungo. El mundo ha cambiado, lo siento en el agua, lo siento en el aire.

Al llegar al garaje, mientras se abre la puerta el barrendero me mira y me da un "buenos días, so guapa". Le miro de reojo. Con ese barrendero coincido varias veces a la semana y no me ha mirado nunca a la cara.

Vuelta del trabajo, paso de peatones, frenazo del conductor. Insólito.

Esta tarde he vuelto a salir. He parado en un kiosko a comprarme chicles después de cotillear unas revistas. El kioskero, que no es donde suelo parar, me ha regalado unos caramelos por guapa, y por simpática (eso ha dicho).

Mientras iba pensando en si es casualidad o no, casi me como a un chico con un forro polar de cruz roja que se incorporaba por mi derecha. Musito un "perdón" y sigo adelante. Él se pone a mi lado apretando el paso y me dice que tenga cuidado, que llevo el bolso abierto, que hay mucho mangante al descuido y que a una mujer tan guapa como yo no debiera pasarle nada malo. Cuando le he dicho que no se preocupe que pego unas ostias como soles ha captado mi deseo de seguir la marcha por mi cuenta.

Vuelta a casa... Pasos de peatones con frenazo.

Mi marido me ve normal, con los pantalones apretados como el pellejo de los chorizos pero yo siempre los he llevado así, desde los 14 años (es una de las cosas con las que se suele meter mi hermana conmigo), a ver... Pero había subido a la 40 y parece que me había vuelto de nuevo invisible al mundo, a los hombres... ¿Es esto machismo? ¿Tenemos que tener una determinada talla para que nos traten con amabilidad? ¿Para que nos den los buenos días?

¿"Trata a los demás como si siempre tuvieran una 36"?

P.D. Mi culo de la 36 se debe a la mi reciente recuperación de la buena salud, hacer alimentación sana y llevar una vida relativamente activa.

P.D. bis. Mi alimentación sana incluye Nocilla y castañas asadas. Cinco comidas al día. Seis o siete comidas si cuento el picoteo del chocolate. No es coña. Tampoco voy al baño a vomitar.

Comentarios

  1. Yo jamáshe usadouna 36... ni de zsapato ... y he levantado pasiones (y no solo de ancianos) y más deuno se ha comido una farola por mirarme...

    No creo que sea cuestión de tallasino de cuan atractiva te has sentido estamañana al levantarte.

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy.
    Una compañera de trabajo nombró la nocilla el otro día (hablando de meriendas de niños) y esta semana he comprado un bote. Nunca ha sido mi debilidad pero no veas cómo me apeteceeeee.

    Y yo también creo que más que la talla 36 o 40 es cómo tú te sientes con una 36 o una 40... seguro que si fueses de talla 40 y hubieses subido a una 44, al comprarte tus pitillos nuevos talla 40 irías partiendo la pana igual, creo que es el cambio de chip. :)

    En cualquier caso, enhorabuena y a disfrutar tu culo pequeño y tu mente grande. Mua!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)