Hoy es once de septiembre

En mi clase de este año hay veintinueve niños de entre siete años y medio y ocho. Veintinueve. Gracias, Wert, me cago en tu madre.

Tener a una clase con tanto niño tiene muchas ventajas:

- Paseo tanto atendiendo a niños que voy a bajar un par de kilos sin darme cuenta.

- Mi alumna especial, esa que necesitaría mucha atención, se va a adaptar pronto al mundo real, donde somos ignorados, en el mejor de los casos, tanto por la autoridad como por los dirigentes. Gracias, Wert, me cago en tu madre.

- Voy a aumentar mis defensas mucho. Los peques son besucones. Y la maestra también.

- A un ritmo de tropecientas anécdotas al día, el material para el blog va a ser abundante y de calidad.


Hoy he puesto en la pizarra la fecha.

Jueves, 11 de septiembre de 2014

- Hoy es un día "histórico" importante, once de septiembre... ¿A alguien le suena la fecha?

Miro a veintinueve caritas, algunas mofletudas, que se encogen de hombros, me sacan el labio inferior o pasan de mi mientras juegan con su goma voladora.

- Es el cumple de mami- responde una con unas sandalias de leopardo divinas.
- Sí, pero no... Once de septiembre... A ver, dime- Le pregunto a uno rubito que ha atinado a levantar la mano.
- A mi me suena a que es una fecha en que se murió alguien importante, no sé quién.
- Pues casi aciertas. Hace unos años, dos países estaban enfadados porque unos rezaban a una cosa, otros a otra... Y uno de los enfadados robó unos aviones y los estrelló contra unos edificios muy altos de la ciudad de Nueva York.- Ahí, Lileth, simplista y apolítica.

Varias boquitas se abren.

Y salta el hijo de la lógica.

- Pero... Teledirigidos, ¿no?
- No, eran aviones de verdad, de los de viajar la gente dentro. Los enfadados estaban de pilotos.
- Pero... Saltaron en paracaídas antes, ¿No?
- No, se estrellaron con el avión.
- ¿Y se murieron?
- Pues sí.
- Pero sin querer, ¿no?
- No, no, ellos querían estrellarse, lo hicieron "aposta".

Silencio. Unos siguen jugando con la goma voladora. Los demás se miran. Mi pensador rubio saca sus conclusiones.

- Pues a mi me parece... A mi me parece que más que enfadados estaban locos.
- ¡Yo también creo que estaban locos!
- ¡Y yo!
- ¡Y yo!
- ¡Yo también!


Y yo.

Comentarios

  1. Me gusta tu anécdota, y me cagüen la ratio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ellos si que tienen logica y no los adultos...

    ResponderEliminar
  3. No lo entendéis. Wert lo hace para que se den calor humano. Y porque el roce hace el cariño.

    -.-

    En fin. 29 almas grandes en cuerpos chiquititos y haciendo lo que pueden. Bueno, 30, que la maestra también está ahí. u.u

    Me gusta mucho el razonamiento de los peques. Y cuando sacan el labio inferior también. <3

    ResponderEliminar
  4. Yo también me cago en Wert y en sus ratios.

    Sólo me gusta por lo de que vas a nutrir más el blog. ;)

    Vaya razonamiento bueno el de tus alumnos. locos de verdad!

    ResponderEliminar
  5. Me parece estupendo que se lo hayas contado y de la forma que lo has hecho... tienen que ir sabiendo un poco de la historia de locos de este mundo....
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal