Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Un niño de sobresaliente

Tengo un alumno que se toca la churra. En ese sentido. Sí, durante las clases. Y muy a menudo.

Mi alumno onanista se toca la churrita durante las explicaciones, mirándome fijamente. Lo hace mientras espera para que corrijamos alguna actividad. Y lo hace a dos manos y sin pudor, porque el gustirrínín se desarrolla en el ser humano mucho antes que la vergüenza.

Y yo le explico que eso se hace cuando uno está tranquilito en casa, no en clase delante de la gente.

Y visto que el niño ha pasado de mi estos días, se lo he tenido que decir a la madre aprovechando que venía a por las notas.

- Fulanita, no te vaya a sentar mal, mujer, ni a dar cosa, es que tu hijo se toca la churra en clase, ¡y muy a menudo!

La madre enmudece.

- Mujer, que no te lo tomes a mal, que es muy normal a estas edades, que él descubre que se da gustito y gustito que se da... Pero es que lo hace todo el rato y aunque le he explicado que eso se hace en la intimidad, y aunque a veces hasta me he enfadado con él, se sigue …

Y mañana, las notas

Mañana por la tarde damos las notas en mi cole.

Y ya me veo venir a la madre del niño "X" protestando por los sufis de su retoño. Y por qué no la llamé para advertirle.

Y yo le diré que los exámenes de su retoño los ha firmado ella misma. Que de sorpresa no le deben coger las notas.

Y además me acordaré de lo que me decía una compañera de trabajo cuando me quejaba del escaso rendimiento de algunos alumnos:

"Lileth, tú no eres la Virgen de Lourdes, olvídate de hacer milagros"
Pues nada, lo repetiré como un mantra.

¿Hombres y mujeres iguales? No, ni mijita.

Imaginemos, por imaginar, que una tienda de prendas para caballero regalase por una compra una cita con una señorita que se exhibe en la tienda ligerita de ropa, con un cartelito que ponga "gratis". La señorita, que esté de buen ver. ¿Nos lo imaginamos?

¿A que es indignante? Ofrecer así a una mujer, como un mero objeto que se obtiene realizando una compra en un comercio, como si no fuese un ser humano que puede decidir, como algo que puede ser comprado... A mi es que me indigna, vaya.

Y me indigna incluso cuando no hablamos de una mujer, sino de un hombre.

Zapatos con novio de regalo


Atención, que la redactora, dice, copio y pego...

Guste o no, la empresa ha conseguido llamar la atención y seguramente captar clientes en tiempos difíciles. Además de arrancar una sonrisa y recrear el famoso cuento de 'La Cenicienta', pero a la inversa.

Ojito, esto "arranca una sonrisa" y "recrea a la inversa el cuento de La Cenicienta".

Un aplauso a la desigualdad, …

Cara de tonta

Imagen
Qué a menudo se me queda cara de tonta...

Cuando me preocupo más por un niño, por su bienestar físico y mental, que su padre y su madre.

Cuando me preocupo más por el trabajo de alguien, o la ausencia del mismo, que ese alguien.

Cuando veo que gente en paro lleva un nivelazo de vida, oye.

Cuando parece que soy a la única que le parece de mala educación sacar el móvil en medio de una ponencia y ponerte a hablar.

Cuando hago cursos por formarme, y no por perder una mañana de trabajo, y me siento a contracorriente.

Cuando la gente me echa su mal aliento en las narices y me entran ganas de preguntar si hace la Dukan o es así de guarra, directamente.



Decidme, por favor, que se os queda cara de tontos y con qué, porque de tanto poner cara me estoy quedando lerda.

Esto me toca a mi, esto te toca a ti

Hoy es el día del padre, esos seres que ponen una semillita (o no) y que tienen la mala fama de desentenderse del tema o de, al menos, no prestar tanta atención como su pareja en el cuidado de los hijos.

La familia (entendida como una palabra de semántica amplia, de papá y mamá, de mamá o papá solos, de mamá y mamá, de papá y papá...) tiene unas importantes funciones. Desde los primeros días de vida del niño la familia es fundamental para asegurar su supervivencia, a través de los cuidados y la alimentación.

Cuando el niño va creciendo, es función de la familia formarlo en hábitos de alimentación e higiene; que coma solo, que se lave los dientes... También es en el seno familiar donde el niño aprende y pronuncia sus primeras palabras.

Relacionándose con su familia, además, el niño experimenta sentimientos; el amor, el rechazo, el cariño, la felicidad, la frustración... Todos necesarios y todos forman parte de la vida. Y es con la familia con la que el niño aprende lo que está bien y l…

En la semana que acaba

Esta semana, con sus siete días, me ha dado para mucho...

Se me ha estropeado el ordenador, que sigue en el técnico. Afortunadamente tengo otras opciones para seguir conectada.

Le he revelado a alguien que otro alguien es mala persona. Muy mala persona. Desearle mal a un hijo me parece lo peor.

He trabajado a tope. Y mis alumnos, por extensión, también.

He puesto en marcha un proyecto laboral que está teniendo buena acogida.

He reorganiazado mi armario. Por colores. Por tipo de prenda. Fuera jerseys gruesos. Hola, primavera.

Me han ofrecido una oportunidad de formación laboral muy interesante, que he aceptado.

Me he reído mucho.

He retomado lo de acostarme a una hora prudente.

He vuelto a ver a alguien a quien tenía ganas de ver.


Me conformaría con que la semana que comienza fuese como esta...

Los niños y la crisis. Pero sin ñoñeces.

Cuando voy por las mañanas hacia el trabajo suelo escuchar la radio. A veces la oigo, otras la escucho. Estos días, escuchando, empiezan a hablar (en tres días han hablado de ello en todas las cadenas que tengo en la memoria del coche) de las recetas de los niños para salir de la crisis. Un estudio superficial y ñoño, de esos que te revuelven las tripas por muy bien que te haya sentado el desayuno.

Unos días atrás llamé a mi mesa a mi pequeña J, decidida a sonsacarle eso que la reconcome. La pequeña J es una niña guapa, lista, trabajadora, responsable, agradable... Y de un tiempo a esta parte saca malas notas, me confiesa no tener interés alguno en estudiar y se peleaba frecuentemente con sus compañeros. Cuando un niño o una niña da un cambio así hay un problema en el cole o, las más de las veces, en casa.

Se acercó J a la mesa, seria, mirándome de reojo. Me la senté en las rodillas y le dije que de ahí no se iba hasta que me dijese qué era lo que estaba pasando. Dudó unos instantes y…

Eres un blandito, y sé que sabes que lo sé

Una de mis amigas tenía un novio guardia civil. Y, ahora lo puedo gritar a los cuatro vientos, mi Jabalí lo llamaba "El pusilánime". Porque daba la mano blandita.

El Jabalí dice que se puede saber mucho de un hombre con la forma de dar la mano; quien la aprieta mucho, quien parece tener la intención de hacer daño, y quien te da la mano blandita, como muerta. Él tiene toda una teoría respecto a eso, divertidísima. Curiosamente yo nunca le he dado un apretón de manos al Jabalí, me gusta mantener parte del misterio en nuestro matrimonio.

Esta mañana, en uno de esos momentos en los que reina la paz, los niños hacen sus matemáticas, y yo programo las actividades de toda la semana, organizo el trabajo... Y me siento, que a veces se agradece mucho. Esta mañana, como decía, ha entrado en la clase un policía local.

Jovencito.

Mis alumnos, que son unos cachondos, dan paso a la gente cuando llaman a la puerta (que he de decir, de paso, que cuando alguien llama a la puerta suelen ser ex…

Yo nunca podría ser una egoblogger

Reconozco que adoro cotillear los blogs donde las chicas ponen una pose y nos enseñan la ropita que se han puesto ese día. Reconozco que de vez en cuando la combinación me gusta tanto que me guardo una foto en una carpeta que tengo para inspirarme y así sacarle más partido a mi armario. Y reconozco que, a veces, veo un look tan descabellado que me río.

Pero tengo que reconocerle a la egoblogger media una serie de sacrificios que personalmente o no estoy dispuesta a hacer o me resultaría imposible llevar a cabo. Y no me refiero a conseguir ropa a menudo porque de todos es conocido que a partir de cierto número de seguidores las marcas de ropa se prestan a que la egoblogger promocione sus prendas. Me refiero a ese tipo de cosas que van contra el sentido común.

Yo no podría ser egoblogger, porque si me hago una foto con las piernas torcidas a lo Lina Morgan parezco tonta, no estilosa.

Porque si uso ciertas combinaciones de prendas y colores en el pueblo donde trabajo directamente me aped…

El misterioso misterio de los cochecitos de juguetes

Imagen
La maestra de prácticas les ha regalado a sus alumnos, también mis alumnos, una caja completa de cochecitos de juguete para jugar en el recreo.


Mis chicos, que hacen de cualquier cosa una fiesta, quisieron jugar con los coches en ese momento. Como es viernes y un día es un día se repartieron los cochecitos y, tras jugar un buen ratito, los recogimos.


Y yo prometo que cuando los repartimos no sobraba ninguno. Cada coche tenía su hueco.


La única explicación que se me ocurre es que los coches han procreado.

Pare el anónimo chandalero, y todo aquel que necesite ir extremadamente cómodo para trabajar

Imagen
Quizá desde hace unos años vengo sufriendo en silencio esos compañeros de trabajo, especialistas en Educación Física, anclados en los '90, con esos chandal de dos piezas, con esos pantaloncitos de algodón con las rodillas dadas de sí por sentarse...

Así que ya que  me preguntas las alternativas para ir al trabajo me extiendo, que siempre es divertido hacer los chorrapost de estilismos. Y no, de acuerdo con el anónimo chandalero en que mezclar las prendas deportivas con las formales es una pésima idea.


Así NO

Nada de llevar un chándal brilloso. Lo peor es ese estilo en el que la sudadera queda amplia y se ablusa gracias al elástico de la cintura. Este tipo de chándal es de las cosas más feas que se pueden llevar, las firme Nike, Reebok o la marca de la potota.


Este tipo de prendas favorece muy, muy poco. Tengas el tipo que tengas.

Las prendas del Barça, del madrid y tal, quedan un pelín horteras.

No al aburrido calzado deportivo blanco.


Así SÍ

La ropa deportiva no tiene por qué se…

Poderosos, los genes

Tengo un niño en la clase que es difícil de describir. Difícil, me refiero, porque en una descripción simplista no saldría muy bien parado.


Para empezar, el habla la tiene algo perjudicada. Al acento cerradito de pueblo tenemos que unirle una dicción relajada que los esfuerzos de la logopeda el curso pasado sirvieron para que, si el niño se esfuerza, nos enteremos de algo.

El niño habla a destiempo, cuando le parece, como le parece y de lo que le parece, tenga que ver o no de lo que estamos hablando.

Su capacidad de razonar es... Peculiar. Digamos que llega más o menos al mismo lugar que el resto de niños, pero razonando por un camino un tanto diferente a los demás. Él en los ejercicios, por ejemplo, necesita que todo esté muy bien definido y especificado. Si no el nene se nos va por los cerros de Úbeda y lo peor es que la mitad de las veces, si me paro a pensar en lo que está diciendo, tampoco va tan desencaminado.



Hace poco tuvimos una visita en el aula y nuestro invitado me pregunt…